“Ayer la guerra, hoy la reconciliación” Chaparral, Tolima

El 23 de noviembre, 180 líderes se graduaron como promotores de reconciliación tras haberse formado en Escuelas de Perdón y Reconciliación, metodología creada en Colombia por la Fundación para la Reconciliación y hoy desarrollada en 19 países.

Entre los meses de marzo y diciembre, la Fundación para la Reconciliación en el marco del Programa Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA, fortaleció el liderazgo para la reconciliación de 180 adultos de Chaparral, Tolima, a través de la cualificación con el modelo ESPERE (Escuelas de Perdón y Reconciliación) y el desarrollo de iniciativas locales de paz, con un impacto en  3.800 personas.

La región del Cañón de las Hermosas, ubicada al sur del departamento del Tolima, fue durante más de 5 décadas epicentro de la cruda violencia que dejó más de 8 millones de víctimas en el país. A pesar de las secuelas del conflicto, hoy es ejemplo de reconciliación y construcción de paz.

“El posconflicto armado pone de manifiesto grandes desafíos en Colombia, uno de ellos es la necesidad de promover el diálogo y la escucha como principales componentes para evitar la violencia y la venganza” indica David Hernández Torres de la Fundación para la Reconciliación.

El eje principal del proyecto desarrollado por la Fundación para la Reconciliación, fue la reflexión sobre las ofensas y secuelas en la vida individual y social que genera la violencia. El proceso invitó a los participantes a reconocer críticamente los factores detonantes de conflicto en su vida cotidiana, las implicaciones, consecuencias y formas de manejarlos.

Hablar de liderazgos para reconciliación significa empoderar y generar habilidades de escucha, diálogo, restauración y mediación, que generen comunidades pacíficas y capaces de manejar y regular las dinámicas de convivencia.

El día viernes 23 de noviembre tuvo lugar la ceremonia de graduación como promotores de perdón y reconciliación de 180 líderes formados en Chaparral zona urbana, vereda El Limón y vereda Santa Bárbara.

“Para nosotros hablar de perdón y reconciliación nos ha ayudado a sanar y a entender que nosotros mismos podemos cambiar nuestra vida” aseguro Gustavo Peralta, habitante de la vereda Santa Bárbara.

Editorial
Premios
Video Destacado
Con el apoyo de: