“Ayer la guerra, hoy la reconciliación” Chaparral, Tolima

El 23 de noviembre, 180 líderes se graduaron como promotores de reconciliación tras haberse formado en Escuelas de Perdón y Reconciliación, metodología creada en Colombia por la Fundación para la Reconciliación y hoy desarrollada en 19 países.

Entre los meses de marzo y diciembre, la Fundación para la Reconciliación en el marco del Programa Alianzas para la Reconciliación de USAID y ACDI/VOCA, fortaleció el liderazgo para la reconciliación de 180 adultos de Chaparral, Tolima, a través de la cualificación con el modelo ESPERE (Escuelas de Perdón y Reconciliación) y el desarrollo de iniciativas locales de paz, con un impacto en  3.800 personas.

La región del Cañón de las Hermosas, ubicada al sur del departamento del Tolima, fue durante más de 5 décadas epicentro de la cruda violencia que dejó más de 8 millones de víctimas en el país. A pesar de las secuelas del conflicto, hoy es ejemplo de reconciliación y construcción de paz.

“El posconflicto armado pone de manifiesto grandes desafíos en Colombia, uno de ellos es la necesidad de promover el diálogo y la escucha como principales componentes para evitar la violencia y la venganza” indica David Hernández Torres de la Fundación para la Reconciliación.

El eje principal del proyecto desarrollado por la Fundación para la Reconciliación, fue la reflexión sobre las ofensas y secuelas en la vida individual y social que genera la violencia. El proceso invitó a los participantes a reconocer críticamente los factores detonantes de conflicto en su vida cotidiana, las implicaciones, consecuencias y formas de manejarlos.

Hablar de liderazgos para reconciliación significa empoderar y generar habilidades de escucha, diálogo, restauración y mediación, que generen comunidades pacíficas y capaces de manejar y regular las dinámicas de convivencia.

El día viernes 23 de noviembre tuvo lugar la ceremonia de graduación como promotores de perdón y reconciliación de 180 líderes formados en Chaparral zona urbana, vereda El Limón y vereda Santa Bárbara.

“Para nosotros hablar de perdón y reconciliación nos ha ayudado a sanar y a entender que nosotros mismos podemos cambiar nuestra vida” aseguro Gustavo Peralta, habitante de la vereda Santa Bárbara.

Published by

Comunicaciones Fundación Para la Reconciliación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *