A la memoria de la Hermana Isabel

El 2 de septiembre de 2016 hombres armados que se transportaban en motocicleta se acercaron a un vehículo, disparando en repetidas ocasiones a la mujer que conducía y a su copiloto, huyeron llevándose consigo el bolso de la mujer. Minutos más tarde Haití recibía la noticia de que la Hermana Isabel Solá de origen español, misionera y colaboradora de nuestra fundación en Haití desde el 2008 había muerto en una de las vías de Puerto príncipe.

Tras su partida mensajes de condolencia y admiración por su labor en vida, siguen apareciendo en internet.

Texto tomado de un blog en internet

ISABEL SOLÁ
He querido demorar estas palabras para cuando ya apenas el eco de la muerte de Isa fuera un vago rumor. Nuestras sociedades occidentales tienden a magnificar y reseñar algunos acontecimientos con tanto énfasis como el que muestran para olvidarlos. Las noticias son pompas de jabón, cuanto más grandes, más se admiran, pero están vacunadas contra el contacto humano y la cercanía cordial; cuando quieres aproximarte, ¡pluf!, desaparecen sin dejar rastro ni memoria. Por eso busco con estas letras devolver durante un ratito más la memoria de la vida entregada y preciosa de Isabel, religiosa de Jesús María, desafiando la ley del olvido actual.

CARTA A LA PERSONA QUE DISPARÓ A ISABEL SOLÁ

No nos conocemos, pero te sé persona, no asesino, y así te sintió Isabel, Isa, que así se llamaba la mujer a la que disparaste.

Me gustaría que estas palabras pudieran llegar a tus oídos, para que sirvan para sanar la herida que mostraste disparando aquel día. Muchos de tus vecinos, familiares y amigos enseñaban a Isa cada día sus cicatrices, su dolor en el recuerdo y el burdo reflejo del miembro amputado. Ella, la mujer que te encontraste conduciendo por el camino, acogía con ternura cada herida, y distrayendo la atención hacia su sonrisa, les hacía partícipes de su vitalidad y su alegría. Y para que marcharan convencidos a sus casas con el hueco de su cuerpo conformado, les contaba su leyenda preferida: no está cojo el que ha perdido un pie, ni manco el que se quedó sin mano; como tampoco es malo el que asesina o hace daño sin motivo. El que se conforma cojeando y maldiciendo por el miembro que nunca más le crecerá ha escogido olvidar su miembro sano. No te quejes por lo que no tienes, sino que busca cada día qué más puedes hacer con lo que posees. Las ausencias no se superan con la queja sino con el recuerdo agradecido.

Ya ves, hermano (pues para un cristiano no hay enemigos), ella te recuerda que ninguna de las vidas que destruyas podrá aliviar tu herida… Recuerda, te podría haber aconsejado ella si la hubieses dejado hablarte un rato, que las dolencias del corazón provocadas por la injusticia y la miseria solo las cura el amor incondicional y gratuito, así, tu herida, se siente acompañada…

Pero tengo en tu contra tu torpeza y tu falta de puntería; ya que te dedicas a algo, hazlo bien, por pura honestidad y dignidad personal. Quisiste robarle, sustraerle algo que para ti era valioso, y llevándote la ganga, olvidaste el metal precioso. Quizá te faltó aproximarte un poco más, mirarle a los ojos, descubrirte pequeño en el reflejo azulado de su cristalino y sentir que te amaba como a tantos hermanos y hermanas tuyos por los que se levantaba cada día. No te juzgo, ¡asesinamos tantas veces por no querer acercarnos!, pero dejaste en aquel carro lo que tu corazón andaba anhelando.

¡Vuelve! Regresa al lugar donde te encontraste con ella y róbale lo que sin duda te hubiese obsequiado: su vida entregada. He de decirte, no por hacerte daño sino por hacerte libre, que has robado la esperanza a muchos niños y niñas que vieron cómo Isa les devolvía la sonrisa borrada por el horror del terremoto y la injusticia de la pobreza. Aquel bolso que te llevaste con la avidez de la conquista injusta, tenía en su interior las llaves para liberar muchas vidas truncadas; si no eres capaz de devolverlas (pues ya poco podemos hacer con ellas), quizá puedas terminar lo que Isa dejó prematuramente inacabado. ¡Sé hombre! No me interesa conocer tu rostro, ni el color de tus ojos ni siquiera tu nombre, pero devuelve lo robado. Haz con tu vida un motivo para que otros no pierdan la esperanza, se abran de nuevo a la vida y aprendan que la senda que tú tomaste, solo es reguero residual que acaba en el estercolero. Y si para ello necesitas el perdón, ¡acógelo sin miedo! Isabel no puede desdecir con su muerte lo que practicó en su vida.

Querido amigo, que cuanto más te escribo más cerca me siento de tu dolor y de tu vida zarandeada, aunque imaginarte suscita en mí no pocos mecanismos de rabia y enojo por la pérdida de la amiga, rezo por ti para que la muerte que has dado a Isa no sea tu condena sino tu posibilidad de empezar de nuevo, de redimirte como persona.

Si algún día llegan a ti estas palabras, y al leerlas sientes que algo se mueve en tu interior, te animo a que te sientes en un lugar solitario, tranquilo y silencioso, y trayendo a tu mente la imagen de Isa sonriendo, te dejes seducir por su delicado canto hasta que gane tu corazón y te susurre con cariño: «Te quiero haitiano, te quiero y te perdono».

102600595