“Aprender no es saber lo que otros han dicho, hecho o escrito. Aprender es emplear la información disponible y los métodos que otros utilizaron para descubrir, crear, innovar y hacer lo que los demás no han hecho” John Dewey 1898.


El modelo de ALFABETIZACIÓN ESPERE “La alegría de leer y escribir…Perdonando” Ciclo I y  “La alegría de interpretar y participar…Perdonando” Ciclo II,  están dirigidos a jóvenes y adultos (desplazados, desmovilizados y sus hijos, minorías éticas en condición de pobreza absoluta y /o vulnerabilidad), que no han tenido acceso a la educación básica primaria.

Este modelo cumple con las disposiciones emanadas de la Ley General de educación Ley 115 del 8 de febrero de 1994, en el capítulo 2 art. 37; el decreto 1850, de agosto 13 de 2002, con la normatividad del decreto 3011 de 1997. Así como con las responsabilidades educativas contempladas en la Ley 1448 del 2011 reglamentada mediante el decreto 4800 del mismo año, el cual establece medidas de atención oportuna, sensible, y pertinente a las necesidades específicas de las víctimas del conflicto armado interno colombiano, asistencia y reparación integral.

Los principios pedagógicos del modelo integrado ALFABETIZACIÓN ESPERE “La alegría de leer y escribir…Perdonando” para ciclo I y “La alegría de interpretar y participar…Perdonando” para  ciclo II fortalecen competencias comunicativas, competencias cognitivas relacionadas con las cuatro operaciones elementales y competencias emocionales útiles para resolver problemas y relacionarse con otras personas, potenciando la posibilidad de defender una idea y generar prácticas de cuidado, perdón y reconciliación, acciones que contribuyen a la cimentación de una cultura de paz y convivencia sostenible.

Las bases teóricas para ciclo I surgen a partir de la construcción de nuevas narrativas, propio del proceso de las Escuelas de Perdón y Reconciliación ESPERE (modelo desarrollado y probado en Colombia y veinte países en el mundo). En el proceso de alfabetización los y las participantes al tiempo que aprenden a leer y escribir con el método de la pedagogía liberadora de Paulo Freire también aprenden opciones de solución no violenta de conflictos, conflictos asociados a emociones de rabia, rencor y retaliación.

Los fundamentos teóricos para Ciclo II se basan en los ejercicios de Cultura Política de Perdón y Reconciliación que generan narrativas y actitudes nuevas que desanudan las capacidades internas y la proyección futura de las personas. Por lo tanto, se propone el Perdón y la Reconciliación como una ideología parcial, que dialoga con la cultura, con las ideologías totalizantes y otras parciales, para conseguir sus metas como organizarse para prevenir las violencias o en contra de las violencias. En este sentido “La alegría de interpretar y participar…Perdonando” es una contribución a la memoria del reconocimiento y de la acción. La preservación y construcción de la memoria es otro de los  emblemas guías de la acción social, que adquiere importancia para su desarrollo y el de las personas y los territorios que se proyectan en el tiempo sobre la columna vertebral de la memoria.

Esta propuesta es una nueva forma de alfabetización liberadora y de alfabetización política, que posiciona en lo público la ofensa sufrida y reclama la reconstitución de la dignidad de la víctima. La victima realiza un ejercicio de democracia en cuanto instala en el grupo social la discusión sobre la ética en tanto la victimización procede siempre de una ruptura ética(ofensa).

Por lo tanto, sus prácticas están enmarcadas en la potenciación de un modelo socioeducativo de inspiración crítica, que busca la transformación y reconstrucción del tejido social, que forma   personas partícipes de su propio aprendizaje, convirtiéndolas en sujetos activos y a su vez transformadores.

En tal sentido, y con el fin de facilitar el aprendizaje, es importante partir de evidencias no rigurosas, del saber popular, pero sin descuidar el carácter teórico de las ciencias naturales, de las matemáticas, del lenguaje, y del área de sociales, favoreciendo así no solo el aprendizaje conceptual sino la adquisición de destrezas y el desarrollo de actitudes criticas ante la ciencia, la tecnología y la vida.