“El Centro de Reconciliación es mi mejor oportunidad para reclutar gente para la paz, antes yo reclutaba para la guerra y ahora para la paz. El Centro se volvió mi segundo hogar (…)yo ahora dedico todo mi tiempo para estar aquí, ya no quiero ir a otra parte, es mi mejor opción de reintegración a la vida civil. Aquí estoy feliz

Relato de excombatiente, 2014. Florencia, Colombia.

Es un programa creado por la Fundación para la Reconciliación con el fin de favorecer el ejercicio de prácticas cotidianas que aporten a la construcción de una Cultura de Cuidado, Perdón y Reconciliación (3CPR).

Este programa se desarrolla en casas ubicadas en zonas con un alto número de población en situación de vulnerabilidad como consecuencia de distintos tipos de violencia que se mitigan mediante la 3CPR.

Para lograrlo, los centros se constituyen como un entorno seguro para la escucha activa, la formación comunitaria y el desarrollo de nuevas habilidades para la resolución de conflictos en diversos escenarios.

Aplicando principios de transversalidad e interinstitucionalidad, convocan en un mismo escenario a distintos grupos poblacionales e instituciones  para facilitar escenarios de reconocimiento de la diferencia, posicionando el proceso de redignificación y restauración de quienes han sufrido una ofensa.

Los Centros de Reconciliación se han desarrollado desde 2006 en cuatro zonas de Colombia, y ha sido galardonado con el premio Emprender Paz (2011), seleccionado como una de las diez mejores prácticas de construcción de paz en Colombia por la Agencia Presidencial de Cooperación Internacional (APC), y fue finalista en el Premio Nacional de Paz (2014).

¿Cómo Funciona?

El Centro de Reconciliación funciona en un periodo de 2 años durante los cuales los participantes se vinculan al desarrollo de 3 ciclos formativos.


En el primero ciclo, a través de pedagogías vivenciales, se motiva a la reflexión sobre aspectos problemáticos de la comunidad y la cotidianidad de las personas.

El segundo ciclo, inicia con la formulación de proyectos por parte de los participantes. Estos proyectos denominados Iniciativas Locales de Paz (ILP), constituyen una oportunidad para la aplicación de los conocimientos adquiridos durante el primer ciclo. 

El tercer ciclo consiste en el desarrollo de un plan de articulación efectiva de las ILP con la Red Nacional de Voluntarios ESPERE, así como el establecimiento de acuerdo interinstitucionales con los diversos actores que han participado como aliados en el proceso. Con esto, se busca dar sostenibilidad a las iniciativas, y garantizar la instalación de capacidades en la comunidad.

«…la investigación encuentra que la propuesta de Centros de Reconciliación reviste de absoluta relevancia en la coyuntura actual del país (…) se configuran como una ventana de oportunidad para empezar a construir estos procesos de construcción de comunidad».

Alejo Vargas, Universidad Nacional de Colombia, Bogotá, Julio de 2009.
Evaluación de Impacto de los Centros de Reconciliación.