English Version

Somos una entidad sin ánimo de lucro fundada el 14 de marzo de 2003 en Bogotá por un grupo de amigos colombianos liderados por Leonel Narváez Gómez, sacerdote y sociólogo de los Misioneros de la Consolata y actual presidente de la Fundación.

Bajo la premisa de hacer del Perdón y la Reconciliación un elemento esencial para la solución de conflictos y el logro de la paz, iniciamos la consolidación de nuestros modelos con ayuda y asesoría de expertos interdisciplinarios de las universidades estadounidenses de Wisconsin, Harvard y Cambridge.

Teniendo como base los desarrollos teóricos iniciales y con la experiencia que había adquirido Narváez como facilitador en las negociaciones entre el gobierno colombiano y los jefes de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejercito del Pueblo (FARC-EP) en los años noventa, gestamos una propuesta que encuentra su semilla motivacional en el proyecto “Territorios de Paz”.

Ésta iniciativa se desarrollaba en dos escenarios: uno, más íntimo y personal que contemplaba la familia, las aulas y los almacenes; y, otro, de mayor concentración demográfica que incluía veredas, colegios y barrios. En estos espacios se exponían los conflictos del momento, se tramitaban a través de pactos que se ritualizaban solemnemente y se declaraba el lugar como un “Territorio de paz”. Hoy esa propuesta se denomina Escuelas de Perdón y Reconciliación, ESPERE.

Con el cambio de gobierno en 2002 y tras el fracaso de las negociaciones con las FARC-EP, se inició el proceso de desarme, desmovilización y reintegración -DDR- con las Autodefensas Unidas de Colombia -AUC-. Para lo cual el gobierno dispuso de un aparato institucional que garantizara la reintegración de las personas que dejaban las armas y se empezó a hablar con mucho más énfasis de atención psicosocial a la población desmovilizada.

Enmarcada en dicho contexto, la Fundación para la Reconciliación inició un trabajo en 2004 con el diplomado Gestores de Reconciliación y Convivencia -GRECO-. Esta iniciativa se desarrolló en asoció con el Centro Mundial de Resolución de Conflictos de la Universidad de la Paz de las Naciones Unidas con el objetivo preciso de trabajar en el apoyo psicosocial a excombatientes de la subversión en Colombia. La propuesta metodológica de las ESPERE fue el eje transversal de dicho diplomado.

En 2008 se adelantaron programas e investigaciones sobre la cultura del perdón y la reconciliación apoyados en excombatientes que hoy, luego de un proceso de reconocimiento y de resarcimiento, son considerados por la comunidad como líderes de paz.

La principal novedad  de la Fundación consiste en la introducción de un modelo que complementa los diseños de mediación, arbitraje y conciliación, trabajando en forma directa odios, rencores, deseos de venganza, inseguridades y desmotivaciones que llegan a convertirse en semilla de nuevos y más graves conflictos.

Desde el 2003 se han capacitado multiplicadores de los modelos pedagógicos en 18 países del mundo, creando redes en el barrio, la parroquia, la empresa, el colegio, la universidad y la familia, colaborando así con el advenimiento de la paz y del progreso de las comunidades y de las personas.