Programa para la convivencia en la escuela

La Pedagogía del Cuidado y la Reconciliación (PCR) es una apuesta para que la comunidad educativa logre transformar la convivencia y relaciones en el aula.

Para ello, el modelo plantea la formación de comités de trabajo integrados por estudiantes, profesores, padres y directivos, que durante 24 meses construyen continuamente un proceso de aprendizaje y práctica sobre las bases del Perdón y la Reconciliación, profundizando en Justicia Restaurativa, ética del cuidado y hermenéutica de las emociones.

¿CÓMO FUNCIONA?

  1. Acompañamiento presencial.

El programa acompaña al equipo dinamizador que en siete visitas trimestrales, apoya el desarrollo de talleres temáticos enfocados en:

  • Ética del Cuidado
  • Hermenéutica de las Emociones
  • Justicia Restaurativa
  • Perdón
  • Reconciliación
  • Investigación en educación
  1. Acompañamiento virtual.

El equipo dinamizador se reúne semanalmente durante dos horas para construir, implementar y evaluar los procesos de transformación en la comunidad educativa.

  1. Investigación PCR.

Ejercicios permanentes de medición, evaluación y seguimiento a las transformaciones que genera la intervención en cada institución educativa.

COMPONENTES FUNDAMENTALES

Batería de diagnóstico

Percepción social que la comunidad educativa tiene de cada una de las variables planteadas medido como “índice de legitimidad”.

RAP (Reflexión Acción Participante)
Es la metodología de participación y construcción de la comunidad educativa, mediante el que se captan las categorías teóricas y metodológicas de la PCR y se realizan prácticas que se van integrando progresivamente, para finalizar en la consolidación de un plan permanente de trabajo en PCR en cada institución.

El programa es desarrollado por la Fundación para la Reconciliación, entidad que después de nueve años de ejercicios de construcción con apoyo de reconocidos expertos en educación del continente, encamino la propuesta entre los años 2011 al 2013. Este primer ejercicio fue apoyado por el Banco Mundial, la UNESCO, y la OEI.

La propuesta se ha desarrollado con éxito en 19 colegios de 5 países (Colombia, México, República Dominicana, Perú y Argentina).

«…El diálogo como opción de resolución de conflictos ha dado excelentes resultados. Se lograron reconciliaciones que parecían imposibles. Se reflexionó sobre la importancia del pensar en lo que sintió cada uno y, sobre todo, se valoró la posibilidad de poder expresarlo. Esperamos que esas prácticas se hagan espontáneas en nuestros estudiantes y sus resultados duraderos».

María Origlioa
Colegio La Consolata, Mendoza,  Argentina