#PodemosSer es un proyecto de La Fundación para la Reconciliación que surge como forma de enriquecer los lenguajes y pedagogías que promuevan la cultura política del cuidado, el perdón y la reconciliación, a partir de discursos y prácticas que entren en diálogo con jóvenes, incorporando el arte y sus procesos creativos como elementos vinculantes y propositivos que posibiliten un encuentro narrativo con lo sensible, lo corporal, lo emocional y lo cognitivo, que como potencia poética se funda en la experiencia de vida y genera espacios para la transformación en los mismos procesos individuales, participativos,  colaborativos y comunitarios.

Con este propósito se articula una colaboración con Porticus, el Community Arts Lab CAL y Educapaz, con quienes se han tejido propósitos y acciones desde el 2018, buscando formas de llegar a varios grupos de jóvenes y comunidades, con miras a que lideren desde el arte espacios que congreguen alrededor de la memoria, la verdad, el diálogo de estas y formas de construir sociedad desde el cuidado, el perdón y la reconciliación. 

Podemos Ser le apuesta a que en colegiatura, en un trabajo en equipo, en un esfuerzo entre pares los jóvenes tengan la posibilidad de reconocer cuáles son sus memorias, su verdad y sus habilidades socioemocionales, así como con los otros, permitiéndoles un escenario para que ellos sean reflexivos de forma actuante, que tengan la posibilidad de reconocerse como sujetos de derechos pero también como sujetos que pueden formar parte activa del cambio, de un cambio que le apuesta a la reconciliación, a la restauración de las relaciones y sobre todo a un ejercicio activo de la promoción de nuevos pactos sobre la No violencia, sobre la posibilidad de hacer nuevas memorias y nuevos ejercicios ciudadanos.

Foto: Obra Campoflores. Colectivo Faro del Sur 2021

Objetivos generales del proyecto 

Fomentar un giro narrativo que promueva aprendizajes y prácticas hacia la Cultura Política del Cuidado, Perdón y Reconciliación a través del arte como lenguaje sensible, corporal y creativo, y así, crear marcos para que grupos de jóvenes emprendan y promuevan en sus entornos cotidianos procesos de verdad, convivencia pacífica y reconciliación.

2018 

En esta primera fase se convocaron 300 jóvenes entre 16 y 25 años, de la ciudades de Bogotá, Medellín y Cali, invitándoles a mezclar lenguajes y narrativas artísticas, lenguajes creativos que desde la vivencia de la metodología ESPERE (Escuela de perdón y reconciliación) interpelan a los jóvenes con las situaciones cotidianas, que viven en sus barrios y comunidades, y así, generar soluciones creativas y pacíficas a diversas problemáticas. Mediante esta estrategia se buscó incidir en el imaginario que tienen los jóvenes frente a la reconciliación, partiendo del supuesto que existe cierta apatía a leer noticias o a enfrentarse a contenidos que tengan las palabras paz y reconciliación, de esta manera cambiar la concepción que estos contenidos son netamente políticos o pertenecen a un momento coyuntural del país sino que hacen parte del día a día y que son necesarios para construir relaciones de confianza para mejorar las formas de resolver conflictos.

Este proceso se realizó en articulación con otras organizaciones sociales y artísticas, en Bogotá desde expresiones artísticas y urbanas como el breakdance, el teatro, la danza contemporánea y el skateboarding; en Cali, el Hormiguero, Yumbo y Jamundí los jóvenes dieron forma a sus reflexiones sobre el perdón y la reconciliación  desde el teatro, la música tradicional del pacifico, el hip hop y el muralismo; en medellín, 6 colectivos juveniles y artísticos se animaron a cambiar sus prácticas cotidianas para demostrar que en su ciudad la movilización social tiene su fuente de transformación en el arte. 

Ver video

2020 – 2021


En el 2020 se busca empoderar a jóvenes para desarrollar acciones planeadas colectivamente y enfocadas en la promoción de nuevas narrativas y prácticas de la Cultura Política del Cuidado, el Perdón y la Reconciliación (CPCPR), mediante una metodología que se enfoca en la formación a líderes de los 10 colectivos artísticos seleccionados por convocatoria abierta (que abarcan expresiones como danza, teatro, circo y hip hop), para que guíen la multiplicación de la formación en sus grupos, se apropien de los contenidos y  creen una obra artística en base a sus aprendizajes y reflexiones. En tanto lo que se busca

es el fomento de una cultura que propenda al Cuidado, el Perdón y la Reconciliación, estas obras circulan en diferentes comunidades para difundir las propuestas, visibilizar situaciones y generar espacios para el diálogo. Adicionalmente este proceso busca generar un marco para la transformación de prácticas cotidianas en favor de la reconciliación y la consolidación de la paz mediante el fortalecimiento del trabajo en equipo y la organización conjunta para la toma de decisiones colectivas. 

Se comienza con la metodología ESPERE con la adaptación artística, vinculando a las personas que lideran cada agrupación y quienes serían responsables de multiplicar la experiencia en sus colectivos.  Sin embargo esta estrategia se adapta a una metodología  virtual frente a la emergencia producida el virus COVID-19, a partir de una propuesta que a pesar de la no presencialidad, posibilitara una mirada mediada por prácticas artísticas cuyo pilar se centrara desde la experiencia de cuerpo como eje orientador de exploración y apropiación de los conceptos como se había trazado inicialmente con la ESPERE artística.

Metodología: formación virtual, proceso de creación y puesta en escena

Foto: Ejercicio creativo. Colectivo Ananda 2020
   Foto: Ejercicio creativo. Colectivo Creaselva 2020

El proceso pedagógico de esta experiencia se deriva en la creación de unos Objetos Virtuales de Aprendizaje (OVA), recurso virtual denominado Laboratorio artístico :: Narrativas de paz, que se emplea como herramienta en el proceso de formación a docentes de campos artísticos y comunicativos de instituciones educativas aliadas de Educapaz en el 2021. 

2021 

Buscando promover el objetivo de enriquecer las prácticas pedagógicas en las clases de arte u otras iniciativas creativas de las instituciones educativas de la alianza Educapaz, se presentan los objetos virtuales de aprendizaje Laboratorio artísticos :: narrativas de paz, para que expandan sus prácticas educativas con esta caja de herramientas.

A partir de los 3 Objetos Virtuales de Aprendizaje  se realizó el proceso de formación con el grupo de docentes de 11 instituciones educativas ubicadas en Tesalia – Huila, Ortega – Tolima, Otanche – Boyacá, Cali – Valle del Cauca, Fusagasugá – Cundinamarca. Posteriormente los equipos de docentes por institución presentan una propuesta como proyectos a desarrollar con sus grupos de estudiantes abordando los contenidos temáticos de la Cultura Política del Cuidado, el Perdón y la Reconciliación desde diferentes acercamientos artísticos y comunicativos con los cuales crean de manera conjunta giros narrativos hacia la no violencia, alrededor de historias de cada contexto, cuyos resultados creativos se socializarán con sus comunidades para fomentar espacios para el diálogo y el tejido colectivo.

Metodología: Formación virtual e implementación de propuestas en las instituciones educativas.

Participantes:
  • 30 docentes de 10 instituciones educativas.
  • 150 estudiantes en total. 

Resultados y logros 

  • Se evidenció que los jóvenes participantes aprenden una nueva noción de perdón entendido como una decisión propia, que pudieron alejar del concepto de olvido; la noción de reconciliación que tenían los jóvenes también cambió ahora entendido como una restauración de vínculos. El cuidado también entra como un elemento vital hacia sí y los otros, en el fortalecimiento y restauración de los pactos.
  • Se pudo observar que en los procesos creativos propios del arte los jóvenes lograron apropiarse de los conceptos de la Cultura Política del Cuidado, el Perdón y la Reconciliación, así como desarrollaron talentos y habilidades para la generación de propuestas y narrativas diversas en torno sus miradas de mundos posibles.
  • Los jóvenes y docentes encontraron en las experiencias artísticas un medio que vehiculiza la expresión emocional, corporal y cognitiva dando cuenta del fortalecimiento de sus capacidades sociales e individuales.
  • Los participantes desarrollaron sus capacidades para trabajar en grupo y llegar a consensos mediante pactos colectivos.
  • Se hace manifiesto el interés de la gran mayoría del grupo de jóvenes de continuar con el fomento de cultura política del cuidado, el perdón y la reconciliación a través del arte.
  • Se identificó el nivel de agenciamiento y empoderamiento en el grupo de participantes de las diferentes etapas del proyecto. 
  • La especialización de la metodología artística ha reducido en gran medida los índices de deserción, demostrando una gran incidencia en la calidad del vínculo y participación que se teje con el grupo de participantes, como espacios de encuentro, diálogo y participación ciudadana desde los procesos creativos.
    Foto: Colegio Atahualpa. Cali