#PodemosSer se adapta a la coyuntura con una metodología virtual

Desde comienzos de año, la Fundación para la Reconciliación ha venido trabajando en la segunda versión de #PodemosSer, un programa que involucra colectivos artísticos de danza y teatro con el objetivo de producir un giro narrativo favorable a la reconciliación, para promoverla y construir prácticas cotidianas tanto de perdón como de reconciliación y crear marcos de oportunidad para que los jóvenes participantes las fomenten en sus rescpectivos entornos.

Con un plan de trabajo que venía marchando de acuerdo al cronograma planteado, la irrupción causada por el aislamiento social y la cuarentena plantearon un interrogante para el equipo de #PodemosSer: ¿Cómo darle continuidad a un proceso concebido en gran medida a partir del trabajo presencial y en equipo ―y que además responde a las lógicas de trabajo corporal relacionadas con la danza y el teatro―?

A partir de esta situación, surgió como alternativa el desarrollo de una metodología virtual que permitiera seguir en contacto con los grupos seleccionados por medio de sesiones semanales en las que se imparte contenido teórico que es la base para el desarrollo de ejercicios de creación artística que si bien son colectivos se elaboran desde los hogares de cada uno de los integrantes.

Esta metodología es una propuesta de adaptación a las circunstancias actuales, un reto que pretende aprovechar las vías de comunicación virtuales y la facilidad de uso de estas por parte de los participantes, que en su mayoría son nativos digitales, para transmitir los conceptos de la Fundación para la Reconciliación de la mejor forma posible, a pesar de la imposibilidad del encuentro personal que ha sido tan importante para el trabajo adelantado no solo en este proyecto específico, sino en toda la historia de la fundación.


Aunque en este caso concreto no se desarrolla la ESPERE propiamente, si se llevan a cabo reflexiones desde el lenguaje artístico, que pueden generar procesos de resignificación de las ideas y el sentido que tienen el perdón y la reconciliación en nuestra vida”.
Ana Sofía Marmor, coordinadora de #PodemosSer.


Ana Sofía Marmor, coordinadora de #PodemosSer, señala que esta metodología virtual ha permitido “profundizar y consumar esa idea que tenemos en la fundación sobre las ESPERE (Escuelas de Perdón y Reconciliación) como un proceso virtual en el que no se requiere de la presencia del otro para hacer una reflexión profunda en torno a la sanación de heridas y la transformación del significado sobre lo vivido. Aunque en este caso concreto no se desarrolla la ESPERE propiamente, si se llevan a cabo reflexiones desde el lenguaje artístico, que pueden generar procesos de resignificación de las ideas y el sentido que tienen el perdón y la reconciliación en nuestra vida”. Es así como esta alternativa, que surgió como respuesta a una eventualidad de la magnitud de una pandemia, podría sentar un precedente tanto para otros programas en curso de la Fundación para la reconciliación como para el desarrollo de estrategias para reflexionar y construir métodos de abordaje del perdón y la reconciliación.